domingo, 4 de septiembre de 2016

Era una vez una estalagmita y una estalactita que estaban irremediablemente enamoradas, así que esperaron un millón de años para poder tocarse.