Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

A un eterno

Imagen
Bello eternobravo, ojos, todo fiero.
Y caos, y silencio, y el bello eterno brujo
y su silencio, sus pupilas pacientes
y su silencio y su distancia la sinfonía de la suerte.
Bello, eterno suave, gris, todo invierno.
Abraza abrasa, muerde y su silencio
y su voz toda espuma.
y su tez, y el verano todo adiós, todo humano.
Y él bello eterno claro, amorfo, alto tan alto
tan eterno tan silencioso.



Sangre en tu nombre

El mundo estaba en llamas. Las casitas de madera caían a pedazos, los animales corrían asustados lejos del fuego y la gente peleaba, gritaba, moría con una espada plateada atravesándole el pecho. Era un ejército contra una pequeña aldea, era el miedo más despiadado de los humanos contra brujos inocentes. Eran inocentes, pero Lazarus no se atrevió a decirlo ante su perdido y cobarde emperador, quien había enviado a todos sus soldados a saquear la aldea y asesinar con su propio acero a casi un centenar de personas.
Eran inocentes, salvo uno de ellos. Tenía ojos verdes, bravos, llenos de culpa cuando salir de entre los escombros se encontraron con los negros y crueles de Daniel Lazarus. Era una mujer muy menuda, hermosa, con ropas sucias, y llevaba en los brazos el cuerpo de una niña.
“Lazarus…” 
Suplicó clavando las rodillas en el suelo. Lloraba. Él se arrodilló a su lado y en ese momento pensó que era la criatura más bella en el mundo. Le acarició el rostro, con los pulgares intentó seca…