lunes, 25 de julio de 2016

domingo, 24 de julio de 2016

El hombre sin alma y su pez imaginario

Fue al cirujano con su única moneda, y mientras se desangraba de hombro a hombro le pidió: "un alma vieja, por favor, que la mía se ha hecho pedazos". El cirujano le dijo que de necesitar un alma vieja habría llevado más de una moneda. "Lo que sea, lo que sea. Con una nueva tendré". Y el cirujano sacó de su cajón un alma nueva, delgadita y brillante, y tan frágil a la vista. "Se romperá de nuevo, no vale la pena". "Yo la cuidaré bien". El cirujano aceptó, y le quitó los pedazos y la sangre, y le puso el alma nueva en su lugar. Lo dejó dormir hasta que se recuperó. 

Cuando se sintió bien con su alma nueva quizo volver a casa, pero a mitad del camino sintió frío en los huesos y recordó "no he traído ninguna manta". Como iba andando no se pudo resguardar, y a las pocas horas enfermó. "Sólo es un resfriado, nada le va a pasar" dijo el doctor. Le recetó escribir un poema, o dos, o los que le vinieran a la cabeza, y eso fue lo que hizo. Pero como tenía un alma nueva y no sabía sobre qué escribir, se inventó lo que no existía y le escribió como loco. A la luz de una vela imaginaria, a una enfermedad imaginaria, a un pez imaginario, un amigo imaginario, al amor imaginario... 

Fue el pez imaginario el que le rompió de nuevo el alma, y le hizo pensar que estaba bien, porque los peces nadan y él podía nadar hasta con el cirujano. Hubiera ido nadando, se hubiera hecho amigo del pez y por una vez sería completamente real. Pero no, esta vez no tenía siquiera una moneda para intentar reparar el daño, sólo un montón de poemas falsos que nadie iba nunca iba a leer.

jueves, 21 de julio de 2016

Etérea

De ironía tengo llenas 
las manos,
y las hundo en mi cuerpo animal,

y con ellas me creo 
un universo
un atajo, un quejido abismal.

Mítico,
resuelto
encuentro en la madrugada.

De ironía tengo llenas
las manos,
e ironía me compone

ahogada
de trucos baratos,

incrustada 
en el hipotético celestial.

lunes, 18 de julio de 2016

R o j a

desnuda,
roja.
vestidos largos,
vestidos cortos.

llagas en las manos,
sangre bajo la ropa,
cabello largo,
cabello corto.

cabello enredado.

maniática,
plena.

plegarias largas,
plegarias cortas,
pulso sobre una daga,
veneno en la sopa.

plegarias vanas,
plegarias obscenas,
guijarros en las rodillas,
una boca

sucia,
roja,
hecha trizas.

roja.

silencios largos,
silencios cortos.
vestida de sol,
sinfonía.

bajo el agua,
hecha.

noches largas,
noches cortas,
besos en los ojos,
un cuerpo ajeno bajo la falda.

noches frías,
noches olvidadas,
noches que no existen,
llanto junto a la boca.

alma impura,
verde,
amarilla.

ahogada,
desnuda de piel,

de infinitas formas,
contemplada,
existente,

soy

en todas partes,
de cualquier color,
primera,
ajena,
incompleta,
pero sobre todo
r o j a.

domingo, 3 de julio de 2016

La puta que vive bajo tierra

Soy salvaje,
asustada
y santa

bajo tierra
y en el culo del abismo.

Soy de hierro,
de cantos,
de cera y de hombres dormidos.

Soy madera de balsa,
soy casa,
soy lluvia

bajo el sol
y en un millón de eternidades.

Soy terrible,
indiscreta,
alabada y santa;

soy ruido
soy resaca
soy los verbos y la nada.

Soy y siempre soy;
soy lo que viene,
sirena cálida,
resentida
y santa.

Soy tanta 
de carne
flores y mantos;

soy la puta santa
que vive bajo tierra.

sábado, 2 de julio de 2016

Dos de silencio

Comemos silencio
soñamos silencio
anhelamos silencio
y cuando nos vamos:
silencio.
Y nos decimos
que somos reales
y que nuestra mera existencia
apacigua el sonido,
y nos mentimos
como si fuera realidad absoluta
que existimos
y que nos puede reparar el silencio

cuando ni vacío
ni cuerpo
se nos va la vida
creyendo
cayendo
callando
y lo único absoluto
(además de el yo)
es que no existe
ni un poco

(ni cuando termina el lamento
ni cuando se mueren los poemas,
ni cuando cruzamos las almas,
nos quedamos mirando
y nos ignoramos)

no existe
no existe
tal cosa llamada
"silencio".