Entradas

Imagen
Si pudiera
arrancarme la piel,
si fuera tan simple
arrancarme la piel
encontrarías debajo
dolorido,
viejo, y
arrumbado en las cenizas,
al más hermoso
de todos los monstruos.



I was red

Imagen
Él me dijo que yo era roja, y el rojo jamás dejó de gustarle, pero encontró después  rojo en las esquinas de los muros, en la ropa  de morderse la lengua, esa última vez que dijo adiós.
Encontró rojo en cada parte de su frenética piel. Rojo  incendiando todo el universo en la boca de su musa sin mejillas, roja perfecta, su rojo perfecto más inmenso  que cualquier puesta de sol.
Él me dijo que yo era roja, y el rojo jamás dejó de gustarme, así estropeado, perdido en la memoria, rojo cualquiera, bajo las uñas, rojo apagándose en cada verso de la última vez que dijo adiós.
Él me dijo
que yo era roja, y lo fui. Lo fui, lo fui. Cuando nadie volvió a mirar.


I hold your hand

In my darkest / wildest / sacredst
fantasies I hold your hand I kiss it.

--

En mis más oscuras / salvajes / sagradas
fantasías
sostengo tu mano
la beso.

He said I was red

Imagen
Él dijo que yo era roja,
y me hizo sentir
que no había rojo más brillante,
que la sangre
lucía enferma en comparación,
que las luces
no podían iluminar suficiente,
y que yo
era el fuego incendiando su habitación.

---

He said I was red
and he made me feel
like there was no brighter red
and the blood was sick compared
and the lights could not shine enough
and that I
was the fire burning his bedroom down.

Me siento y echo a un lado las rodillas,
me duele debajo de la costilla,
me preparo para saltar,
mientras escribo un poema torpe,
y no creo que sea suficiente,
para hacerme creer de nuevo
que era imposible
ver un espejo negro
y volver a pensar en ti.
Imagen
Me rompes,
sin querer, me rompes, y me dueles, me rompes, tanto que cuando es de verdad me rompes y ya no duele.


Primer pensamiento de una noche cualquiera

Imagen
Las luces en la noche
son todas rojas,
sin luna,
lo juro,
son todas rojas.

En el retrovisor,
en la radio,
en el semáforo,
en los autos,
los aviones,
las antenas...

Lo juro,
son todas rojas.

Todas las luces,
como si fueran la sangre
que mantiene vivas las calles.

Todas las luces
excepto yo.

Yo soy azul,
y pálida.
Yo tengo los pies fríos
de andar
sin pertenecer.

Y lo juro
de noche
cuando se apaga el cielo,
lo juro:
te extraño.