jueves, 21 de noviembre de 2013

Distancia














Tú allá.
Con la vista en el cielo,
el alma en las estrellas.
Y yo aquí.
Con la mano en tu pecho,
dentro, muy dentro.
Con tu corazón estrujado
entre mis dedos.

miércoles, 3 de julio de 2013

Loco

Eres ese tipo
que mira con dulzura,
que abraza con calor,
que besa con locura,
que mata por amor.
Y yo sé
que libre,
alto,
cauto,
amarás y odiarás
a la mujer
que tienes en frente.
Porque loco estás,
y besas, callas,
lloras, andas,
robas suspiros.
Loco estás y no bajas
la mirada,
y cortas flores,
cantas, corres,
muerdes. Y eso,
eso se siente.
Porque eres ese tipo
que mira y es mirado,
que toca y es tocado,
que besa y es besado,
que ama y es amado,
por un corazón
y una cabellera
dispuesta a hacer
de tu locura
una razón
más para amar.
Porque yo sé
que callado,
besado,
liberado,
adorado,
tienes ojos
para ver
y amar
y odiar
a la mujer que tienes en frente.
O tal vez
loco estás
apresado.
Y haces de aquí
en tu locura
y en eso único
porque sólo lo tienen tus ojos,
un mártir que
se ama,
se toca,
se besa
pero sólo por una persona:
Esa que amas
y a veces no,
esa que adora
y vive,
bebe,
de tu insano sentido.
Esa mujer
que tienes enfrente,
a la que matarías,
sabe el amargo
y el dulce
de tu amor.
Porque loca está,
y es besada por tus labios
dulces, fieros.
Abrazada por tus manos
fuertes, amorosas.
Adorada por tus ojos
únicos, profundos.
Amada por un corazón,
una cabellera,
que sólo a ti te pertenece.
Eres el tipo
que todo eso,
palabras,
sonrisas,
lágrimas y llantos
se ha ganado,
a base de locura.
Porque son,
tú loco y ella un poco más,
una promesa,
alta,
libre,
cauta,
que extraña
la sonrisa
del primer beso.


miércoles, 12 de junio de 2013

El invierno cae así como todas las hojas, sólo el viento que las lleva sabe a donde pararán.
Ojalá algún día pudiese saber a donde se fue tu voz, porque te marchaste tan de prisa que a penas descubro tu ausencia.
Y mientras te pierdes en la tierra, mientras reprimo suspiros, me puedo dar cuenta que las calles ya no huelen a flores, -Pero en realidad -pienso- ¿cuándo lo hicieron?

"Una vez, una sola, dulcemente amoroso,
en mi brazo tu brazo
se apoyó. (De mi alma el fondo tenebroso
guarda el pálido trazo.)"

Mis manos se mecen sobre mis piernas, ansiosas, como si tuvieran que aferrarse a algo, algo que es tan sólido como tus manos.
No eres la primera persona que se va, mis ojos están ya bien acostumbrados al llanto.
Leeré las viejas cartas, acariciaré recuerdos y dejaré que mis silencios sangren, porque solo así se alivian las pérdidas.
 Miro hacía arriba, porque el suelo, que es gris como mi alma, ya no me dice nada. Un arbol protege mi cabeza, tan seco y triste que deja caer su última flor blanquecina.
¿Es que el la tierra comparte mi pesar? ¿o es solo el clima que eriza la piel de mis brazos desnudos?
-Ojalá -pienso- que te despierte en las noches el calor de mis sueños, y por las tardes, la más pequeña ráfaga de viento, despeine tu cabello y se lleve mi alma.










domingo, 9 de junio de 2013

Poesía triste

El calor que me abraza las rodillas, 
las frágiles miradas,
y el tacto distante de una sonata.
Solo eso siento, solo eso muestro.

Aquellos gestos, aquellas luces,
que atraviesan las sombras,
las campanas goteantes,
que dejan caminos de sangre vibrante.

No hay muertos, no por la mañana.
Solo un dejo de luz
entre los ojos agrietados,
las manos doradas,
las rosas que crecen amarillas
entre las plantas de los pies.

-Sin esperarlo resuena
sobre el silencio no tan amigo,
un suspiro, en mi abrigo escondido-

A la distancia,
cuando los pasos dejan de resonar,
el viento silencia a las luces,
al lastímero maullar
de la hojarasca en el suelo.
Por lo bajo,
siento solo una caricia,
y las voces, que corriesen como un rio
quebrantan las rocas, las hieren,
o tal vez tan solo las matan.

Entre tus tibias pestañas,
se encuentran luciérnagas blancas,
abrazos y hielo.
Desdeñan el rostro,
cantan luz de luna y tocan la viola.

-De nuevo a mi llega
el cantar de un alma cansada
más triste, más frio-

Y solo me alejo,
con llantos sonoros.
Preocupada en el calor
que me abrazaba las rodillas,
aquellas frágiles miradas,
y el tacto distante de una sonata.



lunes, 25 de marzo de 2013

Sobre tu tumba.

Bajo el cielo violeta
que mis sollozos cubriera,
juraré sobre tu tumba
-y muy a pesar del filo
de mis pálidas lágrimas-
que nunca en mi ansia
volvería a mirar las estrellas.

Sin suspiros condenados,
ni rebuzcados silencios
presos de mi garganta,
a la espera de un roce
de la mañana su frío
para el calor de tus manos
que ya no escriben, ni besan.

-y mis dientes desgarran mis labios
así como las alegrías
muertas, vacías
que a mi alma harán sin piedad-

Bajo el cielo negruzco
donde pasara mi voz,
mis últimas sinfonías,
juraré sobre tu tumba
que ahí reposará la mía
y que tu mano fría
será el escrito de la mía
tibia.









domingo, 17 de febrero de 2013

Serena.

















Que ojos dulces, perezosos,
a gritos piden no faltar,
llevan llantos silenciosos,
¡oh! ven temprana soledad.

Ah, que cual rosa marchita,
presa sola en su libertad,
finge en vano que no grita,
que retoza en serenidad.

viernes, 4 de enero de 2013

Sin dedicatoria

No escribiré, no a tus ojos,
no a esas lunas ocultas
que jamás firmemente
he saboreado.

No a tus manos,
no por blancas, porque
nunca han incendiado
un parpadeo.

No a tu boca, no a ese
camino helado
que quebrara mis llantos,
con su roja noche.

No a tu maldito cuerpo,
porque es de humo,
y cega,
y tortura.

No a nada y a todo,
no a las pestañas
brillantes, humeantes,
de un desconocido.