domingo, 21 de mayo de 2017

Me siento y echo a un lado las rodillas,
me duele debajo de la costilla,
me preparo para saltar,
mientras escribo un poema torpe,
y no creo que sea suficiente,
para hacerme creer de nuevo
que era imposible
ver un espejo negro
y volver a pensar en ti.