Serena.

















Que ojos dulces, perezosos,
a gritos piden no faltar,
llevan llantos silenciosos,
¡oh! ven temprana soledad.

Ah, que cual rosa marchita,
presa sola en su libertad,
finge en vano que no grita,
que retoza en serenidad.