sábado, 25 de junio de 2016

Con las ropas sueltas, sueltas
el último adiós furtivo
y te dejas la luna en la cara
y las muñecas claras, tersas
y en las muñecas marcas, marcas
de la sed de tu dios mendigo.