viernes, 17 de febrero de 2017

Hago poemas desde las manos,
abro la boca
sin saber por qué,
aleteo,
grito,
con los tobillos
en el suelo,
y la cadera
entumecida,
toda
el alma
temblorosa,
y siento que nunca
he estado mejor.